Cerebro triuno -Tus tres cerebros

¿Sabías que, evolutivamente, tienes tres cerebros dentro de tu cabeza?

¿Sabes cuáles son las consecuencias que tiene esto en tu vida?

En este artículo te cuento qué implicaciones tiene esta diferenciación evolutiva en nuestro cerebro y cómo nos afecta en nuestra vida. Al final del artículo puedes encontrarlo en formato vídeo si lo prefieres.

Es posible que hayas oído hablar de la Teoría del Cerebro Triuno, propuesta por Paul McLean allá por los años 70.

A pesar de que se ha visto en los últimos años que el funcionamiento del cerebro es bastante más complejo y que existe mucha interrelación entre las áreas que los componen, esta teoría nos sirve muy bien para explicar el funcionamiento de ciertas áreas cerebrales y su implicación en cómo percibimos el mundo que nos rodea y como nos comportamos en él.

Verás, la hipótesis de McLean propone que existen en nuestro cerebro 3 grandes áreas que se fueron formando en momentos evolutivamente diferentes y que fueron dando complejidad a nuestro cerebro hasta alcanzar las estructuras que posee hoy en día.

En primer lugar, y con los primeros reptiles, apareció el Cerebro Reptiliano. Este cerebro está formado fundamentalmente por el tronco o tallo cerebral, que es la parte del cerebro que conecta con la médula espinal, y un primitivo cerebelo. Más adelante puedes encontrar una imagen donde lo tienes representado.

En esta parte se localizan estructuras cuya función principal es mantener las funciones fisiológicas básicas para la vida (como la respiración y el latido cardiaco) y la homeostasis o mantenimiento de los procesos fisiológicos de nuestro cuerpo.

A nivel de respuestas, las generadas por estas estructuras son respuestas automáticas, instintivas y relacionadas con los comportamientos más básicos para nuestra supervivencia. Estos son los relacionados, como dicen en inglés, con las 4 F: “Fight, Flight, Feed & Fornicate”. O lo que es lo mismo respuestas de lucha o huida y las que tienen que ver con la alimentación y reproducción.

Aquí entrarían conductas que a pesar de ser muy “primitivas” seguimos desarrollando los seres humanos, aunque muchas veces no seamos conscientes de ello. Te pongo como ejemplo, la demarcación del territorio.

Siguiendo con esta teoría, las siguientes estructuras en aparecer en la evolución, se agrupan en el Cerebro Mamífero y aparecen con los primeros mamíferos que poblaron la Tierra. En la siguiente imagen puedes ver que son estructuras que aparecen dándole más complejidad al sistema nervioso que poseían los reptiles.

Estas aparecen en la evolución y acaban permaneciendo ya que aportan algo al cerebro que sería de gran utilidad para los mamíferos y que les ayudaría a adaptarse al medio en que vivían. Estas estructuras son las responsables de las emociones básicas y de ayuda en funciones tan importantes como la memoria y el aprendizaje, y contienen gran parte de las estructuras de lo que conocemos como Sistema Límbico.

Y por último aparecerían en los mamíferos más evolucionados, una nueva capa que sería el Neocortex o Corteza Cerebral. Puedes observar en la imagen como aparecería en la evolución envolviendo estructuras más antiguas y añadiendo complejidad y nuevas posibilidades a nuestro cerebro. Esta área es la responsable, en los humanos, de que podamos realizar las funciones más avanzadas de nuestro cerebro, como el habla, el pensamiento matemático, el análisis y resolución de problemas, la toma de decisiones, etc.

En esta imagen tienes representados los “3 cerebros” para que puedas hacerte una idea de cómo irían superponiéndose uno sobre otro.

CEREBRO TRIUNO- REPTIL-MAMIFERO-HUMANOS

Como te comentaba al principio del artículo, tenemos que tener en cuenta que realmente la complejidad del cerebro es bastante más grande y que la evolución es un proceso que se produce de una manera relativamente continua, pero esta teoría nos sirve para entender ciertas funcionalidades de algunas de las estructuras de nuestro cerebro.

Tenemos un área que es la responsable de las funciones más básicas e instintivas de nuestro cerebro, otra área que es la responsable en gran medida de nuestro comportamiento emocional básico, el aprendizaje y la memoria, y otra gran área donde se desarrollan nuestras capacidades cognitivas más avanzadas como el pensamiento lógico, la toma de decisiones, la resolución de problemas, etc.

Aunque es necesario que todas ellas se relacionen entre sí para poder ejecutar correctamente sus funciones.

Sabiendo esto, entenderás que nuestro cerebro ha ido evolucionando en un hábitat con unas condiciones y unas circunstancias bastante distintas a las que tenemos hoy en día.

Todas estas estructuras se desarrollaron y evolucionaron con arreglo a las condiciones de vida que había en la Tierra hace cientos de miles de años, en las que nuestros ancestros prácticamente solo se preocupaban de buscar refugio, buscar comida e intentar no servir de comida para otros.

Estas son las estructuras que al Homo Sapiens le sirvieron muy bien para adaptarse a ese medio en mejores condiciones que otras especies y son las que nos han permitido desarrollar la civilización y traernos hasta donde estamos.

Pero si tenemos en cuenta el ritmo de desarrollo de la civilización y de la cultura, comprenderás que la evolución biológica, que necesita de miles y miles de años para avanzar, no puede seguir ese ritmo.

Esto es un gran inconveniente ya que hace que nos situemos en un contexto y en unas circunstancias para las cuales nuestras estructuras biológicas no están perfectamente adaptadas. No estamos lo mejor posible adaptados biológicamente para soportar el tráfico, para la mayoría de trabajos que hay hoy en día, las nuevas tecnologías, los sistemas de alimentación, muchas de nuestras relaciones, etc.

Porque tenemos un cerebro adaptado al Paleolítico.

Y esto hace que se generen en nosotros respuestas “primitivas”  ante ciertos eventos y circunstancias que vivimos en la época actual y para los que realmente no estamos adaptados biológicamente. Este tipo de respuestas podemos encontrarlas en cierto tipo de respuestas emocionales, en el miedo que nos produce cambiar, el estrés que nos provoca la incertidumbre, las fobias, los trastornos de ansiedad….

Son respuestas provocadas por unos sistemas neuronales que están adaptados a la vida que se vivía hace cientos de miles de años y que nos servía muy bien en aquella época. Ahora, en ciertas ocasiones, nos generan algunas respuestas que no son todo lo favorables para nosotros como quizá nos gustaría.

Y a pesar de todo tampoco lo hacemos tan mal, ¿no?

Quizá precisamente eso es lo que le da encanto y lo que hace al final que la vida se convierta en todo un reto.

Porque nuestro cerebro, y por tanto nuestra mente, aunque sea un órgano adaptado a hace cientos de miles de años y no sea, por supuesto, perfecto, es una máquina maravillosa que nos va a permitir vivir y disfrutar de la vida tanto como seamos capaces.

Y por eso trabajamos en la Inteligencia para el Éxito, para conseguir ser capaces de convertir nuestra vida en una vida repleta de éxitos y llena de felicidad. Haz clic y “Descubre la Inteligencia para el Éxito”

Así que, si quieres conocimientos, herramientas y técnicas para conseguirlo, te invito a que sigas con nosotros, te suscribas al canal de Youtube y que te descargues el Minicurso GRATUITO sobre “Cómo Tomar Mejores Decisiones”.

Y, si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes sociales favoritas.

Ahora te dejo el artículo en formato vídeo por si lo prefieres.

Video: Tus tres cerebros y su principal inconveniente

Nada más, nos vemos pronto y recuerda:

Hoy puedes estar un paso más cerca del éxito, hoy puedes ser un poco más feliz.

Otros artículos que te van a interesar

Sobre Andrés López

Mi nombre es Andrés López, fundador de Inteligencia para el Éxito™, y soy Coach y Formador especialista en Inteligencia Emocional. Trabajo también como Consultor y Mentor de emprendedores, profesionales y empresarios para ayudarles a conseguir los resultados que desean, tanto en el ámbito personal como en sus proyectos profesionales.